Casa-Museo de Dulcinea

Conocida desde antiguo como "Casa de la Torrecilla", perteneció a Doña Martinez Zarco de Morales, a la que Cervantes inmortalizó con el nombre de Dulcinea (Dulce Ana). Reconstruida en la década de los sesenta, es una reproducción de un caserón manchego del siglo XVI con las dependencias de labor en la planta baja, huerto trasero, curioso palomar y dormitorios en la planta alta. conserva mobiliario de la época de gran interés y sabor popular.

Contacto


Teléfono:925-568226

Email:oficinadeturismo@eltoboso.es

Web:www.eltoboso.es/